JUNIO: FUTBOL O SEXO E-mail
Usar puntuación: / 9
MaloBueno 
Artículos - Artículos sobre la Soltería
Escrito por Gervasio Posadas. Publicado en GQ   

Las encuestas nos indican que un 72% de los hombres españoles (y un sorprendente 95% de los suecos) prefieren ver un partido de fútbol a practicar sexo.

Probablemente, la pregunta no estaba muy bien planteada porque no especifican CON QUIÉN se realizaría ese hipotético coito. Sospecho que si estuviéramos hablando de Megan Fox o de Adriana Lima las cifras variarían espectacularmente, pero me imagino que se refieren a nuestra sufrida pareja, aquella que nos pone las cervezas cuando vienen los amigotes a casa a ver el partido y luego se retira en silencio a sus aposentos para dedicarse a sus labores. O a otras.

En Croacia durante el último Mundial se quintuplicó la venta de consoladores y me imagino que lo mismo pasará en otros sitios. En cualquier caso, y como dicen los organizadores del festival de cine erótico (FICEB) de Madrid, que tuvieron la poca vista de montarlo en las mismas fechas de la gloriosa Eurocopa de 2008 (confiando secretamente que la selección no exorcizara su maldición de los cuartos de final), “el fútbol es una de las pocas cosas con las que el sexo no puede competir”.

Sin embargo, dándole la vuelta a la estadística, llegamos a la conclusión de que 28% de hombres de este país NO cambiarían un polvo, el simple y llano casquete de todos los sábados, por un España-Brasil con un billete para la final del campeonato. Sospechoso. Muy sospechoso.

Alguien limpio de corazón y alma como yo se inclinaría a pensar que muchos de ellos probablemente prefieren noventa minutos de porno tailandés y están, por lo tanto, disculpados. Otras mentes más cavernícolas simplificarían el asunto colgando directamente el cartel de gay a cualquiera que no fuera capaz de recordar de carrerilla la alineación de nuestro combinado nacional. Aparte de que esta teoría nos llevaría a pensar que un porcentaje desproporcionado de habitantes de Madrid vivirían en el barrio de Chueca, yo nunca he sido muy amigo de generalizar, por lo que voy a hacer un esfuerzo por comprender a este grupo de hombres que rechazan la religión del balón…(instantes de profunda reflexión).

Mmmm, me cuesta, me cuesta ponerme en el lugar de ellos. Es obvio que el factor de las inclinaciones sexuales de cada uno tiene poco que ver con esta aversión, porque: a) conozco bastantes gays que les gusta el fútbol b) el espectáculo de veintidós tíos sudando sus cuerpos macizos y dándose palmaditas en el culo entran de lleno en una estereotipada estética homosexual. Además, en la misma encuesta a la que me refiero más arriba un 88% confiesa haberse abrazado con extraños en un estadio o en un bar para celebrar un gol, así que la teoría machista cae por su propio peso.

Creo que detrás de esta actitud displicente suele esconderse un cierto sentimiento de superioridad intelectual: yo no soy como los demás, no sigo a la masa como un borrego. Estos tipos pretenden hacernos creer, con una sonrisita irónica, que piensan que cuando hablamos de un exterior izquierdo nos referimos a un piso y que un extremo derecho es Jean Marie Le Pen. Todo con tal de hacernos sentir a los pobres forofos como un cacho de carne con ojos. Sin embargo, de lo que estoy plenamente convencido es de que una aplastante mayoría de los apostatas NI SIQUIERA practican sexo durante los partidos. Tampoco dedican, como quieren hacernos creer, su tiempo a pensar en temas realmente importantes como la paz mundial, el papel del Fondo Monetario Internacional en el subdesarrollo ni el futuro de las energías renovables. Simplemente se sientan en el cuarto de baño a subrayar párrafos especialmente amenos del BOE, hacen calceta o juegan al tetris, mientras escuchan con envidia los gritos enardecidos de los vecinos que anuncian goles, penaltis o expulsiones injustas.

En vista de que no consigo entender a esa gente que se pierde una de las cosas buenas de esta vida, solo puedo lanzar un mensaje desde estas páginas: chicas, no me llaméis para quedar durante el Mundial. Yo también soy uno de los borregos que prefiere una buena birra viendo goles a la mala leche que se te pone echando un polvo mientras miras de refilón a tu equipo en la pantalla.

 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: