OBAMA COCINA
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 
Artículos - Artículos sobre Gastronomía

La presidencia de Barack Hussein Obama parece que va suponer un cambio radical con respecto a la de su antecesor en muchos aspectos.

También en la forma de comer, y no solo porque el nuevo inquilino de la Casa Blanca no parece aficionado a cenar con Coca Cola como Bush, una costumbre manifiestamente condenable. Estados Unidos ha cambiado un presidente que cuando tomó posesión prácticamente no había salido de su país por otro que incluso ha vivido varios años de su infancia en un sitio tan exótico como Indonesia. Más exóticos aun son algunos de los platos que degustó en aquel enorme país de más de doscientos millones de habitantes: según nos cuenta en su libro “Los sueños de mi padre”, allí comió perro, serpiente y saltamontes asados. Bueno, no sé si esta es la mejor forma de aprender a apreciar la buena cocina pero yo soy partidario de probar siempre de todo, nunca se sabe bajo que forma improbable se puede encontrar nuestro próximo platillo favorito.

 

El cosmopolitismo de Obama no acaba ahí. Durante su adolescencia en Hawai, la fuerte influencia china en esta isla le llevó a aficionarse a esta milenaria cocina y en la universidad tuvo un compañero de piso indio que le enseñó bastantes recetas de su país.

Este pasado multicultural y una ligera metedura de pata en una conversación con periodistas al comienzo de su carrera presidencial, en la que se mostraba muy preocupado por el aumento de precio de un producto tan alejado de la cesta de la compra habitual como la rúcula , permitió a sus adversarios retratarlo como un elitista sin contacto con la realidad del país, un pijo de Harvard que solo se preocupaba por las ensaladas de diseño mientras que los obreros eran despedidos de su trabajo. Para hacer frente a esta percepción, el entonces senador y su equipo decidieron incidir en sus gustos más “populares” del candidato: los macarrones con queso de su mujer Michelle, la pizza, las alitas de pollo fritas, costillas de cerdo etc, etc.

Eso si, la hamburguesa siempre con un par de rodajas de aguacate. Como es lógico en un hombre que ha merendado saltamontes asados en su infancia, Obama no le hace ascos a nada y come casi lo que le echen, incluyendo gran cantidad de verdura, en contraste con George Bush que proclamaba su odio al brócoli a los cuatro vientos, siendo su favorita las espinacas. La única comida que confiesa que no le gusta es la remolacha. En cuanto a bebida prefiere el agua, el té helado y el vino a la cerveza. Aunque no bebe alcohol regularmente, en su casa de Chicago tiene una bodega con capacidad para mil botellas.

Aparentemente es bastante apañado en la cocina. Durante la campaña electoral preparó en televisión una ensalada de atún (de aspecto poco apetitoso, si les digo la verdad) pero su especialidad es su chili que él llama “despeja catarros”, ya que la receta es picantita: 

Chili “despejacatarros” de Obama
Para 4 personas
 1 cebolla grande picada
 1 pimiento verde picado
 2 dientes de ajo picado
 1/2 kilo de carme de añojo picada
 ¼ cucharadita de comino
 ¼ cucharadita de orégano
 ¼ cucharadita de cúrcuma
 ¼ cucharadita de albahaca
 1 cucharada grande de chili
 3 cucharadas grandes de vinagre
 3 tomates grandes picados
 1 lata de judías pintas ya cocidas.

Saltear la cebolla, el pimiento y el ajo en aceite de oliva.
Añadir la carne y dorar
Mezclar las especias y añadir la carne picada
Añadir vinagre y los tomates hasta que esten cocinados
Añadir las judías pintas  y cocinar un rato más.
Mezclar con queso chedar rayado, cebolla y nata ágria.Servir con arroz.

 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: