DE ENTRADA
Artículos - Artículos sobre la Soltería
Escrito por Gervasio Posadas   

“¿Soltero?, ¿De verdad?”

“Pues si, soy soltero”. Si no fuera porque te has encontrado en la situación un millón de veces probablemente te sentirías como si estuvieras en una reunión de alcohólicos anónimos confesando “Si, tengo un problema con la bebida”.

“Pero, ¿soltero soltero? ¿No has estado nunca casado?
Por lo menos tu interlocutor no ha utilizado ese término absurdo que se utiliza últimamente: Single. A pesar de mi formación publicitaria (o precisamente por ella), me atacan los nervios esos absurdos eufemismos que se utilizan para llamar a las cosas que ya tienen nombre. Si no has estado casado eres soltero, si has estado casado y ya no lo estás eres un divorciado y si eres viudo, mis condolencias pero esa es la palabra que se utiliza.

“Pero vivirás con alguien, ¿no?”
Cuando optas por negar con un movimiento de cabeza sin entrar en más explicaciones del tipo “si, vivía con una novia pero lo dejamos” o “sigo viviendo en casa de mis padres porque la cosa está muy achuchada” y tu interlocutor es un hombre, es muy posible que el interrogatorio acabe ahí aunque, sin ninguna necesidad de ser telépata, puedes adivinar que esta pensando alguna de estas cosas:

a) Este tío es gay. Como dicen en el Río de la Plata, “soltero maduro, puto seguro”
b) Es un sabio. La vieja escuela de “Soltero y cuarentón, que suerte tienes bribón”. Se imaginará una vida de vicio y perversión en la que uno se levanta con una diosa de largas piernas diferente cada mañana.

Si nuestro interlocutor es una mujer, es casi seguro que no se conformará con esta magra información.
“¿Porque no te has casado?”.La pregunta del millón para la que la mayoría de los solteros no tenemos una respuesta sincera y coherente. Además, da un poco igual que contestes que todavía no has encontrado a tu media naranja o que las mujeres solo te han querido utilizar para el sexo duro, ella pensará:

a) Que eres gay. Lo único que te puede salvar de esta percepción inicial son unas buenas manchas de grasa en la camisa, un descosido en el pantalón o que sean las tres de la mañana, ambos estéis en la barra de un bar con una copa en la mano y tú estés intentado palparle los muslos.
b) Un raro. Seguro que es de los que:
-No puede vivir sin las lentejas con chorizo de su madre
-Seguro que es un obseso de la caza con hurón, del Scalectric o de las bragas (una vez más llamemos a las cosas por su nombre en vez de braguitas) de la talla 60.
c) Un maniático. Debe de ser de esos que cada cosa tiene que estar en su sitio y le puede dar un ataque de urticaria si se encuentra un pintalabios en su cuarto de baño.
d) Un golfo. Inevitable si realmente estás intentando palmarle los muslos en la barra de un bar.
e) Un psicópata, que va a intentar descuartizarla a la menor ocasión y que expondrá su cabeza disecada en algún rincón secreto de su siniestra mansión junto al de otras incautas.
f) Las opciones b,c,d y e juntas.

Como verán, un soltero, sin abrir prácticamente la boca ya ha sido juzgado, condenado y, muchas veces ejecutado. Es duro ser soltero…

 

 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: