SANTA SOLTERÍA
Artículos - Artículos sobre la Soltería
Escrito por Gervasio Posadas   

En estos días se celebra ese invento desfasado, absurdo y sin sentido que es san Valentín, día de los enamorados. Como debería saber todo el mundo este Santo no hizo absolutamente nada para llenar este mundo de amor sino solo se dedicó a llevar la contraria al Emperador Claudio III hasta que a este se le hincharon las narices. En realidad, la festividad cristiana sustituye a una especie de carnaval de la fertilidad que había en Roma que se llamaba los Lupercales que tenía lugar ese mismo día. Lo más razonable sería pasar la celebración al 19 de junio, San Gervasio y Protasio, mártires, que, según algunas tradiciones, murieron por unir en matrimonio clandestinamente a parejas de jóvenes romanos.


En cualquier caso, este 14 de febrero es una fecha enojosa para todos los solteros sin compromiso de este mundo. Aunque muchos nos empeñemos en creer que estas repelentes cursiladas están viviendo una imparable decadencia, es casi seguro que las cifras de ventas de el Corte Inglés en esos días desmentirían esta impresión. Todo está pensado para recordarte que estas colgado como un jamón y no tienes a nadie a quién decirle eso de “no se te ocurra regalarme algo por San Valentín”.

Como alternativa a tanto corazoncito, a tanto angelote de rosadas mejillas y a tanto almíbar, yo propongo instaurar el día del Soltero/a. No se llamen ustedes a engaño. Ese día no habría ni paradas con carrozas decoradas con purpurina ni grandes fiestas para que nos encontremos los miembros de este selecto club. Yo propongo algo con gran dignidad y decoro, fuera la ostentación y el autobombo. Convenientemente respaldado por las marcas de bebidas alcohólicas (conscientes del gigantesco potencial de este grupo), los solteros seríamos invitados a una consumición en cualquier bar del país con solo presentar discretamente un inmaculado dedo anular sin rastro ni macula de anillo alguno. Como única forma externa de celebración, regalaríamos a nuestros correligionarios más íntimos una cesta con roscos, símbolo de lo que les deseamos para el nuevo año escolar que empieza.

Por mi formación católica, me resulta difícil pensar en una celebración de este tipo sin un santo patrón así que me he puesto afanosamente a buscarlo. Han aparecido dos candidatos: desde Perú se nos postula San Antonio Abad, un santo varón que vivió en soledad casi toda su vida. Sin embargo e investigando un poco, me entero que también que es el patrono de los porqueros y los enterradores lo cual me corta un poco el rollo. Otro candidato nos llega desde Vinuesa, provincia de Soria. Es San Roque que, oh casualidad,  también es patrón de los apestados.

Visto que la iglesia Católica no parece tenernos en muy alta estima quizá deberíamos buscarnos un santo patrón más moderno, quizá más marketiniano. Así a bote pronto se me ocurre San George Cloony que en su reciente campaña de Martín retrata todo lo que a nuestro discriminado colectivo nos gustaría ser de mayores pero seguro que las chicas preferirían a San Bridget de la Gran Bretaña. Quizá los podíamos unir a los dos: “festividad de los Santos Brig y George” o celebrarlo por separado y así tendríamos dos motivos para celebrar durante al año. En cualquier caso, se aceptan sugerencias. Pongámosnos en marcha, hermanos. No vamos a ser los únicos en quedarnos a dos velas.

 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: