Los trending topics del amor E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Artículos - Artículos sobre la Soltería
Escrito por Gervasio Posadas Publicado en el Huffington Post   

Cuando llevas soltero más de la cuenta y tienes amigas y amigos que están en la misma situación, hay un momento en que las conversaciones con ellos entran en un bucle melancólico. Tarde o temprano acabas cayendo en EL tema: las relaciones humanas, el amor, el desamor, el insondable misterio del hombre y la mujer en sus infinitas derivadas. O aparentemente infinitas. En el fondo se trata de una serie de epígrafes recurrentes que cambian ligeramente según el momento vital de los contertulios. Entre los solteros y solteras estos suelen ser los trending topics, como dicen los esclavos de Twitter:

-¿Son todos los hombres unos cabrones? En esta pregunta entra también como subcategoría la famosa:  ¿Por qué  los tíos huyen como ratas del compromiso? Las mujeres suelen ponerse como hidras con este tema y lo ilustran con multitud de ejemplos de comportamientos  a cada cual más bajo y rastrero, desde él que deja de coger al teléfono al que dice que se va a vivir Brasil y le pillan la semana siguiente con una rubia en un restaurante a la vuelta de la esquina . Los hombres, por su parte, callan, miran al vacio, recuerdan sus propias canalladas u optan por recriminar, sin mucha determinación,  el poco tino de sus amigas a la hora de buscar pareja.

-¿Por qué todas las mujeres quieren controlar mi vida?

El hombre cuenta como el nuevo ligue no le deja jugar al fútbol el domingo con los amigotes y se empeña en llenarle la nevera de frutas, verduras y productos desnatados. Como respuesta,  las amigas de turno se solidarizan con la recién llegada y echan en cara al pobre incauto las lamentables condiciones higiénicas de su zulo y su costumbre de desayunar bollería industrial cada mañana.

-¿Por qué los casados se empeñan en hacernos creer que la felicidad solo existe dentro del matrimonio?  A esta pregunta sigue una revisión y evaluación de las parejas que conocemos, llegando a la conclusión de que no nos cambiaríamos por casi ninguna salvo, quizás, Pepita y Juanito, que es admirable lo bien que se llevan. Poco después nos enteramos que la pareja perfecta se separa echándose todos los trastos a la cabeza mientras el resto de los que no pasan nuestro examen continúan juntos y tan contentos (o más o menos)

 

-¿Cómo es posible que me haya acostado con ese ser? Este asunto era hasta hace poco monopolio de los hombres, mientras las mujeres hacían como si la cosa no fuera con ellas y solo se confesaban con la amiga de confianza. Ahora ellas han canibalizado completamente el tema, entrando a fondo en los detalles, demostrando más sentido de humor y mucha menos piedad al comentar los defectos del improbable compañero de cama.

 

-Estoy cansada/o de buscar por los bares. ¿Por qué no conoceré a alguien de forma natural, comprando el pan, por ejemplo? Esta conversación deriva indefectiblemente en las virtudes de internet como método para ligar.

Todos estos dimes y diretes sobre los mismos temas pueden acabar por cansar cuando se repiten día tras día, noche tras noche. Sin embargo, si la alternativa es hablar de la crisis, de política o de Belén Esteban, prefiero mil veces sentarme con mis amigos y una buena botella de vino a darle un nuevo repaso a ese fascinante mundo de las relaciones humanas;  a lo mejor uno de estos días llegamos a alguna conclusión que solucione nuestras vidas. Si es así, prometo compartirla de inmediato con todos vosotros.

Cuando llevas soltero más de la cuenta y tienes amigas y amigos que están en la misma situación, hay un momento en que las conversaciones con ellos entran en un bucle melancólico. Tarde o temprano acabas cayendo en EL tema: las relaciones humanas, el amor, el desamor, el insondable misterio del hombre y la mujer en sus infinitas derivadas. O aparentemente infinitas. En el fondo se trata de una serie de epígrafes recurrentes que cambian ligeramente según el momento vital de los contertulios. Entre los solteros y solteras estos suelen ser los trending topics, como dicen los esclavos de Twitter:

-¿Son todos los hombres unos cabrones? En esta pregunta entra también como subcategoría la famosa:  ¿Por qué  los tíos huyen como ratas del compromiso? Las mujeres suelen ponerse como hidras con este tema y lo ilustran con multitud de ejemplos de comportamientos  a cada cual más bajo y rastrero, desde él que deja de coger al teléfono al que dice que se va a vivir Brasil y le pillan la semana siguiente con una rubia en un restaurante a la vuelta de la esquina . Los hombres, por su parte, callan, miran al vacio, recuerdan sus propias canalladas u optan por recriminar, sin mucha determinación,  el poco tino de sus amigas a la hora de buscar pareja.

-¿Por qué todas las mujeres quieren controlar mi vida?

El hombre cuenta como el nuevo ligue no le deja jugar al fútbol el domingo con los amigotes y se empeña en llenarle la nevera de frutas, verduras y productos desnatados. Como respuesta,  las amigas de turno se solidarizan con la recién llegada y echan en cara al pobre incauto las lamentables condiciones higiénicas de su zulo y su costumbre de desayunar bollería industrial cada mañana.

-¿Por qué los casados se empeñan en hacernos creer que la felicidad solo existe dentro del matrimonio?  A esta pregunta sigue una revisión y evaluación de las parejas que conocemos, llegando a la conclusión de que no nos cambiaríamos por casi ninguna salvo, quizás, Pepita y Juanito, que es admirable lo bien que se llevan. Poco después nos enteramos que la pareja perfecta se separa echándose todos los trastos a la cabeza mientras el resto de los que no pasan nuestro examen continúan juntos y tan contentos (o más o menos)

 

-¿Cómo es posible que me haya acostado con ese ser? Este asunto era hasta hace poco monopolio de los hombres, mientras las mujeres hacían como si la cosa no fuera con ellas y solo se confesaban con la amiga de confianza. Ahora ellas han canibalizado completamente el tema, entrando a fondo en los detalles, demostrando más sentido de humor y mucha menos piedad al comentar los defectos del improbable compañero de cama.

 

-Estoy cansada/o de buscar por los bares. ¿Por qué no conoceré a alguien de forma natural, comprando el pan, por ejemplo? Esta conversación deriva indefectiblemente en las virtudes de internet como método para ligar.

Todos estos dimes y diretes sobre los mismos temas pueden acabar por cansar cuando se repiten día tras día, noche tras noche. Sin embargo, si la alternativa es hablar de la crisis, de política o de Belén Esteban, prefiero mil veces sentarme con mis amigos y una buena botella de vino a darle un nuevo repaso a ese fascinante mundo de las relaciones humanas;  a lo mejor uno de estos días llegamos a alguna conclusión que solucione nuestras vidas. Si es así, prometo compartirla de inmediato con todos vosotros.

 

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: