APRENDIENDO A INVERTIR EN TIEMPOS PROCELOSOS E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Artículos - Cajón de sastre

Una de las muchas preguntas del momento es: ¿en donde coño meto la pasta? Con la bolsa en llamas y el ladrillo hecho migas, las mentes ahorradoras (que no es mi caso) diversifican con depósitos por debajo del límite del FGD en varias entidades o buscan valores refugio como el oro. Sin embargo, ya los menos agoreros están prediciendo el posible estallido de la burbuja dorada y, teniendo en cuenta que los bancos son menos de fiar que un pederasta en un jardín de infancia, a nadie le hace gracia que se le quede la pasta atrapada en un bonito corralito de esos de "ya le pagaremos un día de estos que tenemos muchos casos como el suyo".
Si los instrumentos financieros tradicionales no sirven, habrá que ser creativo, pensar lateralmente. ¿Cuales son las cosas de las que la gente no puede privarse aun en las peores crisis?

Obviamente, los vicios. Invirtamos pues en drogas y prostitución, valores sólidos inmunes a los caprichos del mercado. Claro que seguro que estas pensando como acceder a esos siempre florecientes negocios: hacen falta contactos, grandes cantidades de dinero etc, etc. No te preocupes de nada, todo está ya inventado: en la zona del sur de Italia la Camorra ha creado ya hace bastantes años un sistema por el cual los pequeños ahorradores les entregan la cantidad que estén dispuestos a invertir. Lo que sea, 1000, 2000, 5000 euros. Con los fondos de todos ellos, esta centenaria institución compra heroína en Afganistán, cocaína en Colombia y hachis en Marruecos. Luego lo transportan y lo distribuyen por todo el continente. En un plazo máximo de 12 meses, los inversores reciben el doble de lo que entregaron sin tenerse que pringar en ningún momento. ¿Conoces algún otro producto que te dé esa rentabilidad y que encima avalado por una organización de tanta solvencia?.
Si, ya sé que estarás pensando que se me está yendo la olla y no te faltará razón. Sin embargo, ayer me decía con enorme seriedad un amigo que el único sitio donde se puede poner el dinero era...¡en el inmobiliario! Según él, ahora se podían conseguir gangas y por lo menos un piso no desaparecería con la quiebra de un banco. ¿A que en el fondo no está tan mal lo de las drogas y las putas?

 
Comentarios (1)
Aprendiendo a invertir...
1 Sábado, 29 de Octubre de 2011 20:48
¡Buenísimo!...¡mamma mía, qué cruda realidad la nostra!...Ciao!

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Tu email:
Asunto:
Comentario:
  Imagen, conteniendo la palabra secreta
Palabra Secreta: